Palomas

Habilidades de las palomas. Aves excepcionales libros de colombofilia

El sexaje de los pichones de paloma

Los científicos aún no se han puesto de acuerdo en que es lo que determina el sexo de un ave. Algunos afirman que son los cromosomas los que determinan, pero otros creen que es un gen, e incluso los hay que opinana que son los genes y los cromosomas los que deciden.


En los mamiferos, son los cormosomas los que determinan el sexo, pero por ejemplo en el mundo de los quelonios y de los reptiles son otros factores exógenos como puedan se la temperatura, el PH, la luminosidad o la nutrición de los progenitores los que determina el sexo de las tortugas, culebras y lagartos, de tal modo que respecto a las tortugas, si hace mucho calor, habrá mas hembras. Al contrario pasa con los reptiles, a mas calor mas machos y viceversa.

Teniendo en cuenta que las palomas provienen de los reptiles lo mismo que los quelonios, cabría pensar si hay algún factor climático que también pudiese decidir el sexo de las aves. Mientras que la ciencia no se pronuncie, dejamos sobre la mesa la incognita.


Para poder manejar adecuadamente un palomar es imprescindible conocer todo sobre nuestras palomas , y uno de esos necesarios datos es el sexo de cada individuo de la colonia. Cuanto antes conozcamos el sexo de nuestros pichones , mejor dominaremos el palomar.

Es muy fácil conocer el sexo de los mamíferos en el momento de nacer, sus órganos sexuales son externos. Posiblemente para evitar rozamientos y fricciones en el vuelo, las aves tienen sus órganos sexuales internos, lo cual resulta un obstáculo para conocer el sexo de la paloma a su edad mas temprana.

sexaje de pichones de paloma mensajera


El diformismo sexual no es una característica de la paloma mensajera que nos facilite su identificación sexual . De pichones la diferencia anatómica de sexos es inapreciable hasta que las hormonas empiezan a hacer bullir la sangre del pichón y el celo empieza a ser parte imprescindible de su vida ,es entonces cuando se empiezan a apreciar a simple vista las características diferenciadoras de cada sexo. Estas diferencias (a veces inapreciables ) requieren cierta pericia pues a veces los machos parecen hembras y viceversa.

Dentro de estas diferencias fenotípicas podemos observar que las mas sobresalientes son:

  •     El macho es mas corpulento, con un peso comprendido entre 450 y 500 gr. sobrepasa a las hembras en + - 100 grs.
  •     El macho tiene la cabeza mas voluminosa y redondeada que la hembra , mientras que esta la tiene mas reducida y puntiaguda.
  •    El cuerpo del macho es redondeado mientras que el de la hembra es mas alargado proporcionalmente.
  •     Con la edad los machos desarrollan unas carúnculas mas grandes que las hembras.
  •     El macho posee un buche mas voluminoso que las hembras.
  •     La hembra desde su nacimiento tiene mas abierta la horquilla que los machos .

Otras diferencias delatadoras del sexo pueden ser la tonalidad del arrullo. En los machos el arrullo es mas grave, profundo y continuado, mientras que la hembras arrullan con sonidos mas agudos , cortos y entrecortados. También los machos cuando arrullan efectúan un baile mas armonioso, con mucha variedad de movimientos y hacen la rueda alrededor de la hembra , mientras que la hembra efectúa muy pocos movimientos durante su arrullo.

Pero a veces todas estas características diferenciadoras no nos dicen nada porque hay machos que por su aspecto exterior parecen hembras y viceversa. Por si se nos da este problema lo mas fácil es echar el supuesto macho o hembra en el palomar de los machos y en pocos segundos despejaremos la incógnita sexual de la paloma en cuestión. Si algunos machos prestan mucha atención arrullando a la paloma recién llegada y comienzan a cortejarla, será una hembra, si por el contrario si al recién llegado se le mira con indeferencia y el macho mas próximo la emprende a picotazos, aletazos con el recién llegado , este será un macho .

Aunque hay colombófilos con una sutil habilidad para conocer el sexo de sus pichones aún en el nido , la mayoría tenemos que esperar a que los pichones comiencen a desarrollarse para conocer su sexo.

Lo mas práctico sería que nuestras palomas mensajeras tuviesen las cualidades autosexables de las texan-pioneers cuyos machos invariablemente lucen plumas blancas con el cuello algo agavinado y las hembras visten plumas azul barrado y desde que nacen se les conoce el sexo ya que los machos tienen la punta del pico blanca y las hembras la tiene oscura, claro que si nuestras palomas mensajeras tuviesen estas características las palomas perderían su personalidad al estar uniformadas y nuestro deporte perdería uno de sus muchos alicientes.

En los palomares industriales funcionan unos aparatos sexadores de pichones , aunque ni el precio del aparato ,ni la imperiosa necesidad de estos artilugios tendrán cabida en nuestros palomares.

Ya , en la antigüedad, Aristóteles nos decía al respecto: “….lo mas que pone la paloma son dos huevos y muy pocas veces sale fallido que no sea uno macho y otro hembra. Los que fueron prolongados y puntiagudos son los de hembra y de macho , los arredondados y de aplanados extremos”  y también afirmaba que "...el sexo venía determinado por la pasión del progenitor masculino durante el coito". Parece ser que la ciencia ha dejado a Aristóteles con el culo al aire con esta teoría.

También Ibm-al-Aww.am en su Tratado de agricultura andalusí nos cuenta lo siguiente respecto al sexo: “….la paloma pone primeramente el huevo del palomino macho y después al dia siguiente el de la hembra".

sexaje de pichones de paloma


Resulta extraño , que siendo la paloma mensajera la raza de palomas donde mas se ha trabajado e investigado científicamente para mejorar física e intelectualmente la raza, no se haya hecho prácticamente nada respecto al color.

Imagino que es muy complicado mejorar la potencialidad físico/intelectual de la paloma y a la vez tratar de incidir en el color, o como en la TEXAN PIONEER , conseguir diferenciación sexual a través de color de la pluma.

Existe la creencia aristotélica muy extendida de que los dos huevos  de una nidada de palomas, normalmente, nacerán macho y hembra. Con la práctica, nos damos cuenta de que esta es una regla con demasiadas excepciones, lo cual impide que sea una regla. Hay muchos años en que no hay  paridad machos-hembras , o bien  nacen mas machos o bien nacen mas hembras.

Hay infinidad de teorías para sexar pichones en su mas tierna infancia. Una teoría del colombófilo belga Bravante Wallon y puesto en práctica por el colombófilo estudioso J.J.Josué parece que da un 100% de resultados exitosos en pichones de 4-6 dias. La teoría en cuestión consiste en examinar la cloaca del ave , en los machos el borde superior de la abertura de la cloaca forma un saliente marcado, mientras que en las hembras el borde inferior de la cloaca forma un relieve mas marcado que el borde superior. Dicho de otra manera, si la cloaca "sonrrie", es decir, los dos extremos de la abertura miran hacia arriba, posiblemente sea macho, si al contrario , la cloaca "está triste" , o sea, los extremos de la abertura mira hacia abjo, será hembra.
teoria de la cloaca

Aparte de esta teoría de la cloaca existen infinidad de teorías, algunas de lo mas variopinto y peregrino, aunque ninguna tiene una base científica, no obstante expondré algunas de las mas significativas que he podido conocer:

Se puede conocer el sexo de un pichón cogiendo a este por el pico y en función de su actitud ante esta agresión conoceremos su sexo.

Colocaremos un péndulo sobre el pichón a sexar y en función del movimiento del péndulo conoceremos la naturaleza de su sexo.

Hace ya años, un palomero me confirmó que si al nacer los pichones se colocan en el nido mirando en la misma dirección, serán de ambos sexos , si lo hacen en sentido contrario serán del mismo sexo. Esta teoría también la defiende J.J.Josué que argumenta que los pichones desde el momento en que nacen se olfatean el sexo y por eso si son del mismo sexo se repelen y colocan en sentido contrario y si el sexo es contrario se colocan en el mismo sentido.

El primer huevo que pone la paloma será macho , el segundo será hembra .

De los tres dedos principales unimos los dos del extremo , si son iguales los dedos será una hembra , si no son iguales, será macho .

A los 6-7 días de su nacimiento los mas redondos y rechonchos serán hembras , los mas alargados serán machos.

Se cogen los dos dedos centrales de la pata y se juntan paralelamente, si son del mismo tamaño, el pichón es hembra, si por el contrario los dedos no son iguales , el pichón es macho.    

Todo un abanico de teorías sobre el sexaje de los pichones , para que cada uno se quede con la que mas guste o aplique la suya propia si es que la tiene., aunque la mejor y la mas segura es la que con mucha dosis de ironía sobre estas teorías es la que dice mi amigo Alberto Tejero. “ Si al pichón le tocas el lomo y LE gusta, es que es macho y si la tocas y LA gusta , es que es hembra”.

Texto: Félix Martín Vilches




Leer más »

La adaptación del colombófilo

En muchos artículos se habla sobre la adaptación de las palomas a un nuevo hábitat al cambiar de zona geográfica pues el clima influye en el individuo y por ello se cree que las nuevas generaciones estarán adaptadas a este nuevo entorno, pero ¿qué pasa con el colombófilo que cambia de situación geográfica?

La tendencia es a construir un palomar como el que tenia anteriormente y claro en este nuevo lugar no funciona pues hay otro grado de humedad, temperatura, vientos dominantes, etc por ello habrá que pedir consejo a los colombófilos del lugar que como esta claro tendrán cada uno un palomar diferente pero con algunos puntos en común  por lo que tendremos que adaptarlo poco a poco según criterio hasta dar con el ideal en nuestra nueva ubicación.

El sistema de concursos, número de ellos y formas de competir pueden diferir mucho también de un lugar a otro por ello la preparación de las palomas debe ser diferente debemos adaptarnos a unas nuevas normas y costumbres de este nuevo lugar lo cual también nos llevara algo de tiempo.

Las palomas como ya se criaran en este nuevo lugar no creo que tengan demasiados problemas de adaptación, el problema es la particularidad de los vuelos pues si son rutas mas rápidas que las de la ubicación anterior, quizás sean lentas por lo que es buena idea cruzarlas con otras palomas que ya tengan las características que necesitamos para este lugar, es decir, con palomas de los colombófilos de la zona, también puede ocurrir que sean muy rápidas pero no estén adaptadas a vuelos muy duros y con muchas cordilleras. Conozco aficionados extranjeros que en sus primeros años en España decía que le robaban las palomas pues las perdían a pocos kilómetros cuando en su país les iban de maravilla, con el tiempo se fueron adaptando y esto cambió para volver a volar con bastante éxito.

El clima creo que es bastante importante pues si vives en una zona de clima templado puedes entrenar tus pichones casi en cualquier época sin mucho riesgo pero en lugares donde el clima es muy variable en una ruta de 50 kilómetros puede pasar de todo ya sabemos que los pichones pueden tardar bastante en sus primeras salidas y se puede pasar en una hora de nublado a lluvia y a nieve.

Las rapaces es otro punto pues hay zonas en España, por ejemplo, en las que la posibilidad de ataque de halcón es remota pero en otras zonas es un azote constante por lo que perdemos la libertad de soltar a cualquier hora además de tener mas perdidas en entrenos particulares palomas heridas etc en lo que debería ser un paseo.

Al cambiar de ubicación cambiamos también de vecinos, unos mas tolerantes otros menos, “con suerte no tendremos vecinos" en algunos lugares donde hay mas tradición de palomas se toleran pero hay zonas en las que la tolerancia de la vecindad es cero aunque no lleguen a molestarles directamente tienen fobia a las palomas por su mala fama supongo y tienes problemas sin razón real y hasta que se acostumbran también puedes tener un comienzo accidentado en tu nueva ubicación. Además que llegar a un nuevo lugar y poner una bandera en el patio puede ser violento hasta que le puedas explicar a todo el vecindario para que es y que no estas loco.

Tampoco en todos los lugares se encuentra el grano que deseamos o con el que estamos acostumbrados a alimentar nuestras palomas y puede que tengamos que buscar una comida alternativa a pesar de haber muchos comercios en internet,etc  éste es otro motivo importante pues además en un clima mas frío tendremos que dar mas calorías en la misma época que no la necesitaban anteriormente de donde venimos o viceversa.

Incluso el tiempo disponible puede cambiar pues hay zonas donde se puede soltar a primera hora de la mañana en cualquier estación pues la temperatura lo permite pero en otra es posible que estés bajo cero por ello tendrás que adaptarte a nuevos horarios para que las palomas puedan entrenar con una temperatura un poco mas templada o por lo menos con sol que temple un poco de lo contrario es posible que no vuelen ni es saludable.

Según la zona geográfica también podremos soltar las palomas todos los días o tener que dejarlas encerradas muchos días durante el invierno u otoño inclusive por lo que tendremos que adaptar la alimentación según días de vuelo etc.
Por eso creo que el colombófilo también tiene que pasar por un periodo de adaptación al cambiar de ubicación pues las circunstancias pueden cambiar mucho de un lugar a otro.
Texto: Miguel López Benitez. Visto en palomasdefondo.com

Leer más »

Excrementos de paloma. Alteraciones en las deposiciones

Se encontraba un grupo de colombófilos gallegos de visita en las instalaciones de un prestigioso colombófilo portugués del distrito de Braga.
Tras haberles mostrado varios ejemplares, campeones olímpicos, anillas de oro, etc., uno de los presentes hizo la reflexión de que no solía pararse a admirar el ala y el ojo de una paloma demasiado tiempo,  pues no le decían nada, que daba más importancia al conjunto, la expresión y la sensación al tomarla en las manos. Sin embargo, le relató que había mucha gente buscando que el ojo les mostrase características de buen reproductor, de paloma de velocidad, de paloma de fondo, etc., él portugués sonrió y le dijo:
“A melhor teoría do olho, é a do olho cu”… “La mejor teoría del ojo, es la del ojo del culo”.
Podréis imaginaros el asombro de la gente allí congregada, hasta que el hombre les explicó que:
“Se o pombo fica em boa saúde, a cagada é sólida e pequena, cor cinza-verde. A melhor maneira de saber se o pombo terá desempenho atlético é a saúde e a saúde é refletida nas fezes. De pouco vale um pombo de excepcionais característias morfolóxicas faltando a coisa mais importante, que é a saúde.”


excrementos de palomas
Y es que, desde que se integra en el mundo de la colombofilia, el aficionado observador capta enseguida que hay una estrecha relación entre el estado de salud de sus palomas y el de las deposiciones con que estas van decorando, lenta pero incesantemente, el palomar. Hay muy pocas aseveraciones en colombofilia que puedan darse por más ciertas que esta. Por eso, desde los orígenes de nuestro deporte, muchos son los colombófilos que prestan gran atención al estado de los excrementos como una de las claves que les ayuda a conocer, o por lo menos averiguar, el estado sanitario de sus deportistas.
En el discurrir del siguiente artículo, intentaremos acercar una relación “efecto visible - posible causa” de manera que observando el estado alterado de una deposición en nuestro palomar, podamos poner manos a la obra para comenzar a averiguar el origen del problema.
Par tal efecto necesitamos marcar una norma de control, lo que denominaríamos “estado normal de las heces”. Aunque dicho estado no sea un modelo estable y único que deba observarse siempre y bajo toda condición. Buscamos una aproximación ideal a lo que deberíamos poder observar en cada momento, pues el palomar puede pasar por varias etapas que diferencien el tipo de heces, siendo un hecho totalmente normal y sin la mediación de patología alguna. Ejemplos clásicos serían:
-Deportistas en reposo antes de una carrera:
Excrementos de consistencia dura y baja viscosidad, forma esférica, color grisáceo-verde-blanco (variable según la alimentación). Muy fáciles de limpiar.
-Deportistas al regreso de una carrera:
Alteración en el equilibrio interno del organismo. Los excrementos pierden consistencia según la exigencia del concurso y las capacidades físicas del deportista, pudiendo acercarse al estado líquido. Tonalidad más verdosa que gris.
-Progenitores incubando:
Se reparten la mitad del día en el nido, sin producir deposiciones durante este tiempo. Sumémosle el hecho de que su cuerpo desarrolla un “punto de incubación” en el abdomen, donde la temperatura corporal es más elevada debido a la acumulación de una gran cantidad de sangre en los vasos capilares de la zona. Una vez que ceden el sitio a la pareja, suelen alejarse del nido para expulsar una deposición abundante. Varía según la época en la que estemos criando. Siendo un mojón cilíndrico bastante consistente en invierno o primavera y una masa más pastosa en los días de mayor temperatura o ingesta de agua.


-Extremos de temperatura y humedad:
Los factores de estrés afectan el equilibrio del organismo directamente… los meses de calor se ingiere más agua y menos comida lo que afecta a la consistencia de las heces, observándose el proceso inverso en las estaciones frías.
Por otro lado, las deposiciones suelen ser ricas en sales minerales. La mayoría de estos compuestos son higroscópicos (absorben y exhalan humedad según las circunstancias que los rodean) por lo que en palomares con un grado elevado de humedad pueden presentarse, tras unas horas, con una mayor concentración de líquido de la que tenían al ser expulsados.
Una vez descartado que la alteración que observamos en las heces se deba a las causas enumeradas, es hora de profundizar en 10 tipos de deyección que podemos observar en un palomar y algunas de las patologías con las que podrían estar relacionadas.
Obviamente, existen muy pocos problemas sanitarios que se manifiesten exclusivamente a nivel intestinal, por lo que acompañaremos la posible molestia de algún otro síntoma que pueda ayudarnos a alcanzar una relación más precisa.

excrementos de palomas

Materia fecal maloliente en forma de diarrea mucosa (nunca líquida), descolorida entre blancuzca y verdosa, a veces sanguinolenta.
-Posible causa: COCCIDIOSIS (forma aguda). Agente causal: Eimeria spp.
-Otros síntomas: Abatimiento, plumaje hinchado, aumenta el consumo de agua, disminuye el de alimento.
La pared intestinal está degradada, apareciendo la diarrea debido a la baja asimilación de alimento y agua. Y la sangre, por la destrucción de la pared intestinal.
Consistencia variable y tamaño reducido. Intermitencia diarrea-estreñimiento.
-Posible causa: ASCARIDIASIS. Agente causal: Ascaris columbae.
-Otros síntomas: Sed intensa, pérdida de peso y decaimiento.
Los parásitos hieren la pared intestinal pudiendo llegar a obstruir el lumen si su número es elevado.
Diarrea intermitente verdosa y plumas de la cloaca apelmazadas con restos del mismo color. Con el tiempo la diarrea se hace crónica pudiendo virar al negro oscuro con hilos de sangre coagulada.
-Posible causa: CAPILARIOSIS. Agente casual: Capillaria obsignata.
-Otros síntomas: Plumaje apagado. Progresiva pérdida de apetito y peso, derivando en una anemia letal.
 Parasitan los enterocitos, células epiteliales del intestino.
Engrasamiento de la cloaca. Diarrea maloliente de heces poco significativas y papilla de elementos no digeridos, rodeados de un charco de líquido (parduzco o verdoso), generalmente espumoso, que presenta partículas yesosas blanquecinas.
-Posible causa: SALMONELOSIS (forma intestinal). Agente casual: Salmonella typhimurium.
-Otros síntomas: Adelgazamiento muy rápido, sed intensa y pérdida de apetito.
Diarrea de consistencia líquida.
-Posible causa: ORNITOSIS. Agente casual: Chlamidia spp.
-Otros síntomas: Oftalmia unilateral (inflamación de la conjuntiva de ojo y párpado). Flujo de líquidos oculares. Párpados cerrados y soldados.
Exclusivamente diarrea muy líquida.
-Posible causa: COLIBACILOSIS. Agente casual: Escherichia coli.
-Otros síntomas: Aumenta el consumo de agua, pero hay una negativa total a alimentarse.
Excrementos pastosos, que de forma brutal se tornan en una abundante diarrea líquida que inunda el fondo del palomar y en la que flotan pequeñas trazas moldeadas de heces.
-Posible causa: PARAMIXOVIROSIS. Agente casual: Paramixovirus de la paloma tipo-I. Trastornos digestivos (Virus viscerotropo).
-Otros síntomas: Convulsiones, desviación de cabeza y cuello. Bandazos y movimientos descoordinados. Trastornos nerviosos.
La diarrea desaparece progresivamente al mes de desatado el brote.
Diarrea acuosa, con la orina presentando una decoloración entre verde y amarilla.
-Posible causa: ADENOVIROSIS.
-Otros síntomas: Anorexia exagerada, exceso de agua o inflamación en el buche, vómitos.
La diarrea puede ser producto de daños hepáticos.
Diarrea generalmente viscosa, coloración verdosa.
-Posible causa: TRICOMONIASIS. Agente casual: Trichomona columbae.
-Otros síntomas: Apatía y aislamiento. Plumas erizadas.

Diarrea de consistencia viscosa y maloliente, de tonalidad similar a agua donde se ha hervido arroz. Pudiendo derivar en sanguinolenta.
-Posible causa: HEXAMITIASIS. Agente casual: Hexamita columbae.
-Otros síntomas: Adelgazamiento, descenso en la vitalidad. Como en el caso de la Colibacilosis, aparece un aumento del consumo de agua, junto con una negativa total a alimentarse.


Cuando observemos las deposiciones debemos tener siempre claro que el tiempo transcurrido desde que son expulsadas y el tipo de palomar del que disponemos pueden transformar el estado de las heces, dificultando su identificación.
El líquido se evapora con el paso de las horas, o se escurre si excretan en posaderos con forma de V invertida. En palomares con fondo plano pueden degradarse al ser pisoteadas. No soliendo llegar enteras al suelo en palomares con fondo de rejilla.

Lo ideal para observar el tipo de deposiciones de una paloma es una jaula con fondo de malla que contenga una bandeja (no absorbente) extraíble, u otro habitáculo similar donde no se degraden las deposiciones antes de poder observarlas. Esto nos ayudará a obtener muestras de primer nivel.
Esperamos que este resumen, donde aglutinamos algunas de las alteraciones intestinales más frecuentes que se pueden observar en nuestro deporte, les resulte de utilidad.

Autos Carlos Padín. Visto en thepigeonsite.com

Leer más »

El hígado de las palomas mensajeras

El hígado es uno de los órganos más sorprendentes con los que podremos toparnos en el reino animal. Cuando hablamos de palomas mensajeras de competición, hacemos referencia a verdaderas deportistas de élite. No se equivoquen, alcanzar 1.000 Km. de recorrido rondando las 12 horas es una hazaña difícil de lograr para la mayoría de seres vivos. Por tanto, no podemos pasar por alto la relevancia que tiene un hígado perfecto a la hora de lograr el máximo rendimiento deportivo.
Durante las siguientes páginas, intentaremos explicar el cómo y el porqué de esa importancia. Así como las prácticas que mejoran o perjudican la funcionalidad de éste órgano.

Anatomía del hígado
Glándula bilobulada auxiliar que forma parte del aparato digestivo. En las aves, es la de mayor volumen y peso de todo su organismo.
La mayoría de columbiformes, no disponen de vesícula biliar. En estos casos, cada uno de los 2 lóbulos se drena hacia el duodeno (en el intestino delgado) a través de un conducto hepatoentérico propio.
A nivel microscópico, el hígado de las aves difiere sustancialmente del que presentan los mamíferos, aunque comparten tipos celulares y función similar.

El hígado y la salud
Es un órgano íntimamente ligado al mantenimiento de la salud en las aves. Existen enfermedades que afectan específicamente al hígado, y hay otras no relacionadas con el, pero que colateralmente terminarán produciendo alteraciones hepáticas.
Las aves con problemas hepáticos pueden mostrar sintomatología imprecisa, difícil de relacionar con daños en el hígado. Podemos observar entre las más comunes: perdida de apetito, apatía, disminución del peso, debilidad, diarrea, plumaje en mal estado, aumento del consumo de agua, aumento en la producción de orina, etc. Todas muy habituales en la mayoría de enfermedades de las palomas.

En casos de daño hepático más avanzado, podemos apreciar una sintomatología especifica que señala claramente a una lesión en éste órgano: uratos (porción blanca de las heces) teñidos de verde o amarillo, inflamación abdominal, ascitis o hidropesía abdominal (acumulo anormal de líquido en dicha cavidad), variación en los parámetros de coagulación sanguínea, hemorragias intestinales, etc.
En muchas ocasiones, la sintomatología puede pasar desapercibida hasta que se alcanzan las cotas más avanzadas de la enfermedad, debido a que un 80% del órgano tiene que estar afectado para que empecemos a notar síntomas evidentes. Esto dificulta un posible diagnóstico precoz, que facilitaría el tratamiento.
Las causas más comunes de enfermedad hepática en aves podemos dividirlas en dos clases:

a. Relacionadas con patología subyacente:
Hepatitis bacterianas:
Muy comunes en aves, debido a la gran multitud de bacterias que pueden producir un daño hepático, pero principalmente suelen deberse a bacterias intestinales (enterobacterias) como: Escherichia coli, Salmonella spp., etc. Pueden actuar por si solas o bien agravando una enfermedad ya existente (en asociación con una caída inmunitaria, o bien una alteración en la flora digestiva).
Clamidiasis (Ornitosis):
Producida por la bacteria intracelular Chlamydia psittaci, es responsable de la mayoría de las hepatitis bacterianas que se dan en las psitácidas, paseriformes y columbiformes. La sintomatología clínica varía según la especie, observándose comúnmente: anorexia aguda, diarrea, o uratos verdes.
Infecciones víricas:
Los virus pueden afectar al hígado por si solos, o hacerlo junto con enfermedades multisistémicas. Entre los que pueden afectar al hígado podemos enumerar: poliomavirus, coronavirus, adenovirus (causante de inflamación necrótica del hígado derivada de la inclusión de cuerpos virales), etc.
Un diagnóstico eficaz puede retrasarse por varias razones, porque la infección vírica puede complicarse con otras enfermedades que enmascaran el problema principal, o porque las aves muestran escasos síntomas premonitorios.
Infecciones protozoarias:
Las afecciones hepáticas debidas a protozoos son bastante frecuentes porque, si bien estos suelen vivir en el aparato digestivo, pueden pasar al torrente sanguíneo y alcanzar a otros órganos, entre ellos el hígado.
En el caso concreto de las palomas, podríamos enumerar como responsables más comunes a: Trichomonas gallinae, Hexamita columbae y a diferentes especies de Coccidios, estos últimos pueden llegar a producir alteraciones hepáticas de diferente consideración.
higadohexamitiasis

b. Sin motivo patológico:
Lipidosis Hepática (Hígado graso):
Muy frecuente en diversas especies avícolas. Consiste en una acumulación excesiva de grasa en el hígado, que acaba adquiriendo una tonalidad amarilla. Aparece de forma repentina y aguda, acaeciendo el fallecimiento sin mostrar síntomas de pérdida de peso. Las causas son varias y puede que, realmente, se deba a la culminación de diversos factores:
- Dietas excesivamente energéticas o ricas en grasas, generalmente en forma de carbohidratos. Como vimos anteriormente, una alimentación rica en grasas puede ser peligrosa para una paloma adulta, pues su hígado ya no está tan bien preparado para afrontarla como cuando era un pichón en crecimiento.
- Ausencia total de ejercicio o hacinamiento en departamentos pequeños.
- Temperatura ambiente elevada.
- Dieta pobre en ciertas vitaminas (biotina, colina) y aminoácidos (metionina), con acción lipotrófica.
- Disfunción de la glándula tiroidea.
- Administración de hormonas. Por ejemplo, esteroides.
- Presencia de micotoxinas en la dieta.
El tratamiento debería ser lo más inmediato posible. Ante todo, corregir cualquier factor causante nombrado en la serie anterior, adoptando una dieta poco energética y suplementada con factores de acción lipotrófica como diferentes vitaminas (colina, ácido fólico, vitaminas-E y B12) y aminoácidos (metionina).
Toxinas:
Existen diferentes agentes con acción hepatotóxica que, generalmente, acaban necrosando las células del tejido hepático: metales pesados (plomo, cobre); medicamentos (dimetronidazol); insecticidas; diferentes especies de plantas (adelfa -usada incluso como raticida, una sola hoja contiene una dosis letal para humanos-, cicuta, semillas de algodón); toxinas de ciertas bacterias cianófitas, etc.
El grado de intoxicación lo determinan la cantidad de toxina ingerida, el estado nutricional del ave, enfermedades afines, etc. Siendo muy importante el tiempo de exposición en casos de toxinas con efecto acumulativo.
Una hipervitaminosis (exceso de vitaminas) puede entorpecer el normal funcionamiento del hígado.
Dietas ricas en los factores lipotróficos mencionados arriba, pueden llegar a proteger contra ciertos tipos de daño hepático.
Aflatoxicosis:
Enfermedad provocada por una sustancia tóxica denominada aflatoxina, producida por ciertas Aspergillus spp. Estas pueden desarrollarse sobre diversos alimentos, especialmente: cacahuetes, avena, cebada y maíz, principalmente en condiciones de calor, oscuridad y humedad. Ahí radica la importancia de un correcto almacenamiento de los alimentos, en lugares secos, frescos y ventilados.
Los daños hepáticos son solo uno de sus efectos, por eso es importante su detección en la comida.
Su diagnóstico puede dificultarse debido a la gran cantidad de síntomas mostrados y a la complicación por infecciones secundarias que enmascaran el problema principal.
Siempre que aparezcan problemas en las palomas tras la administración de un nuevo lote de comida, es recomendable retirarlo y alimentarlas con alimentos de origen diferente. Así podemos descartar o confirmar éste problema.

El hígado y el rendimiento deportivo:
Un hígado perfecto y rindiendo al 100% de su capacidad, es un requisito imprescindible que debe acreditar toda paloma con visos de campeona. El hígado se relaciona con partes tan fundamentales del rendimiento deportivo que la paloma no podría compensarlas con otras virtudes en caso de tara.
  • Se implica en el metabolismo de la glucosa durante los períodos de carga muscular. La glucosa es la fuente de energía celular más importante, y la principal en el caso de la contracción muscular. Parte de la glucosa ingerida por un organismo se almacena en forma de glucógeno (principal polisacárido de reserva de las células animales), a la espera del momento en que sus niveles decaigan en el torrente sanguíneo. Es importante saber que el hígado es el principal órgano de reserva del glucógeno.
  • Rige el metabolismo y la síntesis de las proteínas, que son la base del tejido muscular. Un deportista, sobre todo de grandes distancias, necesita una musculatura competente. Debido a los grandes y prolongados esfuerzos, llegará el momento en el cual el organismo necesite echar mano de la propia proteína muscular para obtener “combustible”, que luego deberá ser regenerada lo más rápido y mejor posible durante el descanso entre pruebas.
Durante las primeras fases del desarrollo de una carrera, los músculos consumen la mayor parte de la glucosa presente en la sangre. Cuando la concentración de esta disminuye, el glucógeno se moviliza convirtiéndose en glucosa mediante la glucogenolisis para que diferentes tejidos dispongan de una mayor concentración de glucosa en el torrente sanguíneo y no decaiga el rendimiento.
Igualmente, la adrenalina segregada durante las situaciones de estrés o miedo, estimula la degradación del glucógeno para que el organismo disponga de más energía a la hora de responder.
Se hace obvio, entonces, la importancia que adquiere el cuidado del hígado en nuestras deportistas.

Autor Carlos Padín. Visto en thepigeonsite.com




Leer más »

El color de la palomas

A continuación hablaremos de los denominamos "modificadores del color", dando una ligera explicación del funcionamiento de cada uno de ellos por separado. Luego nos daremos cuenta que cuando unimos varios en la misma paloma, obtenemos una variabilidad enorme de colores, sobre todo con algunos de ellos.
Los modificadores del color son factores que varían de alguna forma la distribución de los pigmentos en las plumas, obteniéndose individuos de fenotipo diferente a lo que serían los colores y dibujos que hemos visto anteriormente.
Estos modificadores en unos casos son aditivos, es decir, se pueden sumar unos a otros, como es el factor de extensión o de dilución; mientras que en otros casos alteran de tal forma el color original, que lo hacen totalmente diferente, como es el caso del blanco recesivo o del rojo recesivo. Todos ellos los veremos a continuación, indicando en primer lugar su forma de transmisión hereditaria



Extensión

Es un gen dominante y autosómico.
Es el modificador más común que podemos encontrar en los palomares de mensajeras. Es el responsable de las palomas de color uniforme, y funciona de forma diferente según sea el pigmento:
- con el pigmento negro y marrón, el color más oscuro del dibujo (barras o rodaduras) se extiende por todo el cuerpo tapando el color de fondo, originando los negros y marrones sólidos.
- con el pigmento rojo ocurre al contrario, es el pigmento de fondo el que se extiende, tapando el dibujo, originando las palomas cenizas (gris rojizo).
Al ser autosómico, tanto macho como hembra poseen dos genes que pueden llevar el factor de extensión, y al ser dominante se presenta en el momento en que haya un gen modificado, aunque generalmente el color es distinto si tienen un solo gen de extensión (aún se puede intuir el dibujo) o los dos (el color es más intenso y tapa completamente el dibujo).

Azul barrado o rodado con extensión
(Negro)
Rojo rodado o barrado con extensión
(Ceniza)

Dilución

Es un gen recesivo y ligado al sexo.
Como su nombre indica, produce una disminución de la intensidad de los colores de la paloma, presentándose en tonos más suaves que los originales. Afecta a todos los colores de la paloma, tanto el fondo como el dibujo.
Al ser ligado al sexo, las hembras al tener solo un gen, en el momento en que lo herede de uno de los padres lo va a manifestar, mientras que los machos, necesitan tener los dos genes modificados para presentar el diluido.
En los rojos origina los amarillos, en los azules los plateados, en marrón los caqui, y en los negros (barrado o rodado con extensión) los dun o tabaco.
Azul barrado diluido
(Plata barrado)
Rojo barrado diluido
(Amarillo barrado)



Este gen es posible identificarlo cuando el pichón acaba de nacer, puesto que prácticamente no tiene plumón, las uñas y pico son rosadas, y los ojos aparecen rojos durante los primeros días. Al crecer van cogiendo color, pero no tanto como una paloma que no presente este factor de dilución.



Gabino

Es un gen dominante y autosómico.
Es un factor también muy habitual en los palomares, que origina una pigmentación irregular de las plumas, es decir, si miramos una pluma, vemos que tiene zonas de color y zonas blancas. Generalmente el dibujo, la cola, el cuello y pecho se mantienen muy cercanos al color original.
Gabino (de pigmento negro)
Este factor es muy variable, sobre todo si el gen está presente una vez (heterocigótico) o dos veces (homocigótico). En este segundo caso se pueden conseguir palomas totalmente blancas mediante cruces sucesivos de gabinos homocigóticos, pero como veremos más adelante, se puede diferenciar fácilmente de un blanco verdadero.
Un caso particular es el color "cigüeña", que son palomas blancas con las remeras y la cola negras, que no es más que un tipo de gabino homocigótico seleccionado.
Cuando está combinado con el factor de extensión, el gabino apenas se aprecia un poco en la cabeza.


Atigrado

Es un gen dominante y autosómico.
Atigrado (de pigmento negro)
Este factor actúa de una forma parecida al gabino, pero en lugar de pigmentar irregularmente las plumas como hace éste, el atigrado impide completamente el depósito de pigmento en algunas plumas, es decir, tenemos plumas con su color normal y plumas comletamente blancas, con lo que vemos una paloma de color normal, con plumas blancas repartidas por todo el cuerpo, más o menos espaciadas y en mayor o menor cantidad.
Este modificador no tiene nada que ver con las palomas pintas o aliblancas, en las que las plumas blancas se acumulan en determinadas zonas originando "manchas" blancas.
Como curiosidad de este color hay que decir que con las mudas sucesivas cada vez nacen más plumas blancas, por lo que el color de pichón y de adulto del mismo ejemplar varia sustancialmente, haciéndose la paloma más blanca con la edad.


Blanco recesivo

Es un gen recesivo y autosómico.
Podríamos decir que es el autentico blanco. Este factor impide la fijación del pigmento en todo el plumaje, dejando toda la paloma de un color blanco luminoso, por tanto no es un color en sí, sino más bien "ausencia" de color.
Al impedir la fijación del pigmento, una paloma blanca recesiva puede llevar oculto cualquier pigmento y dibujo, que solo aparecerán con cruces con palomas no blancas.
El blanco recesivo siempre va acompañado de ojos oscuros (ojo veza), y pico y uñas color carne, lo que sirve para diferenciarla de una blanca procedente de gabinos, que va a presentar los ojos coloreados, y las uñas y pico negras. La única confusión que nos puede originar es que sea pinto en la cabeza, con lo que puede presentar los ojos de veza y el pico claro, y pinto en el cuerpo, que puede originar uñas claras. Para descubrir esta situación, nos bastaría aparearla con una paloma que no sea portadora de blanco recesivo, por ejemplo azul, y si nacen pichones gabinos la supuesta blanca es gabina, y sino nacen pichones gabinos el blanco es auténtico blanco recesivo.

Blanco recesivo Gabino


Rojo recesivo

Es un gen recesivo y autosómico.
Funciona igual que el blanco recesivo, pero en este caso en lugar de impedir la fijación del pigmento, se sustituye todo el pigmento por un color rojo uniforme, que alcanza las remeras y la cola, que en el rojo normal (dominante) son de un color grisáceo claro. Este color actúa por igual sobre cualquier color, por lo que para descubrir el color real de la paloma debemos aparearla con una de color normal, y según los descendientes podremos saber el color y el dibujo que esconde. Otra característica que presentan las palomas que presentan este gen es su pico rosado, muy parecido al de las palomas blancas recesivas.
Rojo recesivo Rojo dominante (dibujo rodado oscuro)


En los rojos recesivos es muy típica la presencia de plumas blancas, que no tiene nada que ver con el factor atigrado. Para evitar estas plumas blancas, se cruza repetidas veces con palomas con factor de extensión, y así hacer el color lo más uniforme posible. También se pueden eliminar añadiendo el factor índigo o el ahumado.


Ahumado (smokey)

Es un gen recesivo y autosómico.

Ahumado (izquierda) - normal (derecha)
Este factor provoca un suave emborronamiento de todo el cuerpo de la paloma, es decir, las zonas claras las oscurece ligeramente y las oscuras las aclara y difumina, dando la sensación de un dibujo poco definido. También tiende a aclarar ligeramente el pico, que queda de color marrón.
Por sí solo no es un modificador del color llamativo, y la única característica interesante que tiene es que elimina la rabadilla blanca y la banda blanca de las plumas exteriores de la cola, por lo que se utiliza en los colores sólidos (negros, marrones, rojos recesivos) para evitar esas zonas claras y darles mayor intensidad de color.


Sucio (dirty)

Izda: Normal - Dcha: Dirty
Es un gen dominante autosómico.
Origina un oscurecimiento general del cuerpo, por lo que al igual que el ahumado, es interesante para obtener colores sólidos más intensos.
Este gen se puede detectar fácilmente en los pichones antes de la primera muda, puesto que presentan las patas de color oscuro, en lugar de rojas como las presentan el resto de colores.


Hollinoso (Sooty)

Es un gen dominante autosómico.
Izda: Rodada - Dcha: Sooty
El efecto que produce es parecido al rodado, pero mucho más suave. Aparecen pequeñas marcas oscuras en el escudo, sin un patrón definido, que no llegan a ser como los rodados y no deben confundirse con ellos. Al no tener un patrón, hay bastante variedad entre palomas con este modificador.
Si cogemos una pluma del escudo de una paloma rodada y de una sooty, podemos ver claramente la diferencia. En la rodada encontramos una mancha oscura a ambos lados de la pluma, mientras que en la sooty la mancha está centrada y algo más difuminada.


Índigo

Es un gen dominante y autosómico.
Este factor origina un enrojecimiento de las zonas pigmentadas de negro del cuerpo, y un aclarado de las remeras y cola tomando un color gris azulado plomizo con lo que casi se pierde la barra de la cola. Es muy variable de unas palomas a otras, en las que podemos observar desde una pequeña decoloración del negro, hasta un dibujo totalmente rojo, fácilmente confundible con un rojo verdadero.
El efecto también es diferente si el gen está presente una o dos veces. Si el individuo es homocigótico, el enrojecimiento es mucho más acusado y el aclarado del fondo también, llegando casi a blanco sucio, lo que provoca una fácil confusión con un rojo dominante. Por este motivo, en la línea de palomas rojas, este efecto es prácticamente inapreciable. La única forma de diferenciarlo es antes de cada muda: el pigmento rojo se decolora por efecto del sol, mientras que el negro no. Si desplegamos el ala, la punta de la pluma de un rojo está descolorida respecto a la parte de la pluma que está tapada por la pluma anterior, mientras que en los de pigmento negro no se aprecia esta decoloración.
Un efecto muy apreciado por los criadores de palomas de color es cuando se presenta en combinación con el azul extendido (negro), lo que origina el llamado "azul andaluz", por la similitud del plumaje con el de la gallina de raza andaluza. Los ejemplares más espectaculares son heterocigóticos, ya que presentan las plumas del escudo ribeteados de más oscuro. En homocigosis, el efecto provoca una paloma muy decolorada, casi blanca.


Faded (desteñido)

Es un gen dominante y ligado al sexo.
Como su nombre indica, provoca la decoloración de todo el plumaje, y actúa de forma distinta si la paloma tiene un gen modificado o dos. Si el ejemplar lleva este gen en heterocigosis (todas las hembras y los machos con un solo gen faded) presenta el cuello de color plateado y el color de fondo ligeramente más claro, dejando el dibujo prácticamente intacto; mientras que si se presenta en homocigosis (solo machos) la decoloración es mucho mas acusada presentándose un color plateado muy claro, casi blanco, y la desaparición casi total del dibujo.
Origina un aclaramiento de la pigmentación del color original, que varía mucho si el individuo porta un gen o dos. Si el individuo es heterocigótico produce un simple aclarado del color, mientras que si es homocigótico, el resultado es prácticamente blanco. De esta forma, como las hembras siempre van a ser heterocigóticas (solo pueden tener un gen faded), al cruzarla con un macho homocigótico para el faded, obtenemos lo que denominados un cruce autosexable, es decir, los machos y las hembras presentan distinto color, y son diferenciables en el nido: el macho tiene los ojos rojos y el pico rosado, mientras que la hembra apenas se diferencia de un pichón de color normal.
Como característica importante de este factor, los machos homocigóticos, al nacer presentan el pico rosado, mientras que las hembras y los machos heterocigóticos lo tienen oscuro como un azul normal. Con esto, si cruzamos un macho homocigótico con una hembra (que siempre será heterocigótica), obtenemos lo que denominamos un "cruce autosexable" , que nos permite distinguir nada más nacer el sexo de los pichones, puesto que los machos tendrán los ojos rojos y el pico rosado, y las hembras apenas se diferencian de un pichón normal. Es un color muy raro en las palomas mensajeras, pero típico en otras razas como los Texan.

Reducido

Es un gen recesivo y ligado al sexo.
Este factor provoca un aclaramiento general del individuo: transforma los colores negros de las barras y rodaduras en rosados, y los azules del fondo del cuerpo en grises metálicos, que a veces se aclara tanto que llega casi a blanco. En este caso, al sustituir los colores negros en rosados, el efecto apenas se aprecia en palomas de pigmento rojo.
Como en casos anteriores el efecto es distinto si se encuentra en homocigosis o en heterocigosis, dando una gran variabilidad en el color de unos ejemplares a otros.
En combinación con el factor de extensión deja las barras y las marcas de rodado en blanco sobre un fondo gris pastel intenso.


Ópalo dominante

Es un gen dominante y autosómico.
Es un factor que provoca colores muy variados. Generalmente produce un efecto similar al reducido, pero dejando las barras y las marcas de rodado de un color rosado claro. También aclara el color de la barra de cola desde un poco más claro que el original, hasta prácticamente blanco.
Este modificador es visible en las palomas de pigmento negro, que las deja de un color rojizo, que puede llevarnos a confundirlas con rojos. Por eso, en las palomas de pigmento rojo y marrón, apenas se ve el efecto de este factor.
Según los últimos estudios, parece que este gen puede ser letal en homocigosis, puesto que muchos de los huevos no llegan a nacer.


Ópalo recesivo

Es un gen recesivo y autosómico.
El fenotipo de palomas con este gen es similar al ópalo dominante, del que se diferencia por su forma de trasmisión, en este caso recesivo.


Almendra (Almond)

Es un gen dominante y ligado al sexo.
Inicialmente produce una despigmentación de las plumas, es decir, aclara el plumaje en general, pero con el tiempo y las mudas sucesivas es como si este factor fuera perdiendo fuerza, y cada vez produce más plumas con su color original, oscureciendo la mayoría de las partes el cuerpo.
Los pichones que portan este gen al nacer tienen el plumón muy corto.
Otra característica importante de esta mutación es que a la vez que se produce la despigmentación, altera el funcionamiento de la herencia de los pigmentos, lo que origina que nos encontremos plumas con manchas de hasta cuatro colores, en un patrón aleatorio en cada una de ellas, lo que da un aspecto curioso a estas palomas.
Este gen es letal en homocigosis, y muchos pichones no llegan a nacer, por lo que no es conveniente aparearlos entre sí.


Qualmond

Es un gen dominante y ligado al sexo.
Es un factor muy parecido al almendra, pero a diferencia de él, el qualmond no es letal en homocigosis por lo que no hay inconveniente en aparear qualmonds entre ellos.
También se diferencia del almendra en que tiende a tener más cantidad de azul en el color de fondo. Mezcla tonos marrones y anaranjados con el color original, y añade manchas negras (en los machos) que aumentan con la edad llegando a ser ejemplares muy oscuros con reflejos claros por todo el cuerpo. Habitualmente, las remeras y cola son tricolores, de fondo blanco con manchas anaranjadas y negras. 

Vía: www.fcmadrid.com

Leer más »

¿Las palomas podrían aprender a leer?


Un grupo de científicos alemanes y neozelandeses afirmó que estos animales pueden distinguir hasta 58 palabras de cuatro letras y discriminar aquellas con errores en su composición. Los detalles de la investigación que arribó a esta conclusión.


El cerebro de las palomas es, desde hace un tiempo, un desafío constante para los neurocientíficos. Hace un tiempo, investigadores de la Universidad de Iowa en Estados Unidos descubrieron que las aves son capaces de categorizar objetos en una operación similar mental a la que efectúan los niños cuando aprenden las palabras.

Con independencia del idioma que se utilice o la cultura a la que se pertenezca, la capacidad de leer es un aspecto asentado en el cerebro humano, el cual se debe desarrollar. Esta facultad de las personas es la que activa una región del órgano pensante llamada área visual de formación de palabras, la que también habrían desarrollado y evolucionado las palomas.



La afirmación surge del trabajo de un grupo de científicos de las universidades de Otago (Nueva Zelanda) y Ruhr (Alemania), entrenaron a un pequeño grupo de palomas y las adiestraron durante ocho meses con un solo objetivo: que lograran discriminar una cantidad específica de palabras de cuatro letras entre muchas combinaciones que no formaban palabras.

Algunos científicos lo atribuyen a un fenómeno de "reciclaje neuronal"; es decir, reconocer las palabras reutilizando las mismas células nerviosas que antes se empleaban para detectar simples objetos o caras. Algo que -teóricamente- también está al alcance de otros animales.


Los investigadores, tras seleccionar a las cuatro aves más "inteligentes" de un grupo de 18, las adiestraron durante casi 250 días y consiguieron que discriminaran hasta 58 palabras en inglés y más de 8.000 combinaciones de las mismas que tenían un error y no formaban ninguna palabra. Con el pico, las palomas señalaban la letra errónea.

El psicólogo Damian Scarf fue quien lideró el estudio que se publicó en la prestigiosa revista internacional Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Onur Gunturkun, uno de los co-investigadores y profesor de la universidad alemana, explicó que "las palomas se separaron evolutivamente de los humanos hace más de 300 millones de años. Tienen diferentes arquitecturas cerebrales y muestran una habilidad para el procesamiento ortográfico que es asombroso".

Como explican los autores de la investigación, las palomas detectaron las uniones de dos letras (diagramas) admitidas por el idioma inglés para representar un sonido, habilidad básica en la adquisición de competencias ortográficas.

"La reacción de las palomas hacia las palabras conocidas y las tergiversadas demostró su sensibilidad singular respecto a la posición de letras en la palabra", explicó Scarf.

Vía: infobae.com

Leer más »